SERVICIOS: PSICOLOGÍA

¿Cuándo acudir a un psicólogo? Previa a la asistencia al mismo, son múltiples las preguntas que una persona suele plantearse:

  • ¿Es un problema lo que me pasa?
  • ¿Qué tipo de problema tengo?
  • ¿Es normal, o lo que me está ocurriendo es patológico?
  • ¿Podré resolverlo sólo o necesito la ayuda de alguien?
  • ¿Es soportable el problema para mi y/o para las personas que me rodean?
  • ¿Tendrá cura?

Son estas cuestiones, precisamente, las que pueden ser aclaradas a través de un primer encuentro con el psicólogo, para luego proceder, si verdaderamente la persona sufre un problema psicológico, a una terapia. Si bien la experiencia de sufrimiento es propia del ser-humano, se podría afirmar, en líneas generales, que la figura del psicólogo es necesaria para una persona en la medida que su malestar le resulta difícilmente soportable, sea para sí mismo como para los demás. Este padecimiento tiene diversas modalidades de presentarse:

– Ante el sufrimiento de uno o varios síntomas, alguno de los cuales indicamos: ansiedad, inquietud excesiva, tristeza, sensación de vacío, insomnio o alteraciones del sueño, falta de apetito, apatía o pérdida de sentido, miedos o temores frecuentes, dificultades sexuales, irritabilidad o rabia constante, etc.

    – Ante una disminución significativa hasta la privación de las capacidades personales, entre las cuales señalamos: la capacidad de decir, hacer, narrar, recordar, proyectar o responzabilizarse.

    – Si el cuerpo propio comparece continuamente como un obstáculo entre uno mismo y el mundo, debido a la visibilidad que aquel adquiere por la generación continua de experiencias emocionales.

      – Cuando se experimenta la necesidad de comprender y reflexionar sobre aspectos de nuestra experiencia vivida, pasada y presente.

      – Si se experimenta otras formas más sutiles de malestar, expresado en dificultades en el cuidado de uno mismo.

        – Si se vive continuos problemas en las relaciones con los demás, sea con las personas más próximas como con otras de nuestro entorno.

        ATENCIÓN PSICOLÓGICA PARA EL CUIDADO DE SÍ

        • Psicoterapia Individual

          A traves de métodos psicológicos diversos, ofrecemos psicoterapia individual, a adolescentes y adultos, a fin de resolver problemas psicológicos de diferente naturaleza. Para ello, la persona que visita nuestro centro establece una determinada “relación profesional” con el psicoterapeuta, que le ayudará a modificar y remitir los síntomas del malestar, así como prevenir algunos otros, de manera que la persona restaure sus capacidades personales distintivas y realizar satisfactoriamente su vida.

        • TERAPIA DE PAREJAS

          La historia de la relación de una pareja siempre se ve sujeta tanto a cambios provenientes de sus integrantes como los generados por agentes externos. Sin embargo, no siempre estos cambios son integrados y asumidos por los miembros de la pareja, derivando, en la mayoría de casos, en conflicto de convivencia u otras maneras diversas de malestar. La terapia de pareja que proponemos tiene como objetivo una comprensión del problema a partir de las vidas individuales y compartidas de sus componentes, a partir de la cual se propone pautas de actuación para la resolución del conflicto.

        • Terapia para niños

          El niño también pueden padecer estrés, depresión, tristeza, ira, miedo, celos, problemas de conducta, inhibición, aislamiento, problemas de lenguaje y del habla, bajo rendimiento escolar, insomnio, cambios de humor repentinos, dolencias físicas inusuales y en aumento, etc. La terapia dirigida al niño, para la cual es necesaria la colaboración de las figuras de referencia de su vida, conlleva una serie de técnicas y métodos para ayudar a aliviar el malestar, a fin de puedan realizar plenamente su vida.

        • TERAPIA FAMILIAR

          Esta terapia está dirigida a los miembros de una familia, con el objetivo de mejorar la comunicación y resolver los conflictos. Además, se persigue fortalecer y dotar de recursos de sus componentes, para que así puedan actuar de manera colaborativa e integrar los acontecimientos y desafíos propios del ciclo de una familia.

        • Peritaje psicológico

          El objeto del informe pericial psicológico es el análisis del comportamiento humano en el ámbito de la ley y del Derecho. Los usos mas frecuentes de un informe pericial son: aquellos utilizados en los juicios relacionados con custodias de menores, determinación de una invalidez permanente -en los casos de personas que tienen alguna afección psíquica-, juicio de malos tratos, acoso laboral, estado de la salud mental de una persona, etc. Mediante estos informes psicológicos, el juez se ayuda para conocer mejor la naturaleza de unos hechos o de alguno de los intervienes del litigio.

        El EQUIPO de Psicología y Psicoterapia del CENTRO MENCEY

        Experta en la atención psicoterapéutica a niños, adolescentes y adultos. Psicóloga colaboradora del Proyecto “Tutorías Afectivas”.

        Karina TiripicchioPsicóloga habilitada sanitaria y psicoterapeuta del Centro Mencey.

        Experta en la atención psicoterapéutica en niños, adolescentes y adultos, y en informes periciales. Miembro de la Comisión Deontológica del Colegio Oficial de Psicólogos de S/C de Tenerife. Miembro de la junta directiva de AAHEA.

        Irene PérezPsicologa Clínica y Psicoterapeuta del Centro Mencey.

        Experta en la atención psicoterapéutica de niños, adolescentes y adultos.

        Marta AlvarezPsicóloga habilitada sanitaria y psicoterapeuta del Centro Mencey.

        Experto en el abordaje y la atención, desde la perspectiva fenomenológica, de los problemas de adolescentes, adultos y parejas.

        David Trujillo TrujilloPsicólogo Clínico y Psicoterapeuta del Centro Mencey.

        Experta en la atención clínica a niños, adolescentes y adultos.

        Maite SantamaríaPsicóloga Clínica y Psicoterapeuta.

        Experta en el diagnóstico e intervención de los Trastornos del Neurodesarrollo: Trastorno del espectro del autismo, discapacidad intelectual, trastorno de comunicación, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, y trastorno de aprendizaje.

        Ana Delia Jiménez NavarroPsicóloga habilitada sanitaria