TERAPIA DE PAREJAS

La Terapia de pareja tiene unas características que la diferencian de la terapia individual, ya que trabajamos con una relación, una relación que conlleva el trabajo con dos personas, cada una con su propia individualidad y sus problemas personales.

Una relación de pareja puede actuar como fuente de estrés y de problemas o, como sistema de apoyo emocional y social, favoreciendo la satisfacción y bienestar del individuo.

El objetivo de la intervención psicológica es identificar los factores tanto individuales, como de la propia relación, que generan y mantienen los estilos conflictivos dentro de ésta, y establecer una intervención dirigida a eliminar o reducir estos factores y así poder mejorar la calidad en la relación y la satisfacción individual.

La terapia de pareja tendría como fin en términos generales el: aumentar la satisfacción mutua, entrenar en habilidades de comunicación eficaz y afrontamiento de conflictos, y, aprender a entender y aceptar al otro tal y como es.

Además, también se abordarán situaciones de crisis tales como problemas familiares y/o el proceso de separación y divorcio llegado el caso.